Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 6 junio 2009

“El que observa, y descubre a la persona con la que siempre ha soñado, sabe que la energía sexual sucede antes que el propio sexo.
El mayor placer no es el sexo, es la pasión con la que se practica.
Cuando esta pasión es intensa, el sexo viene a consumar la danza, pero nunca es el punto principal.

El que esta enamorado hace el amor todo el tiempo,
incluso cuando no lo esta haciendo.

Cuando los cuerpos se encuentran es simplemente la gota que colma el vaso.

Pueden permanecer juntos durante horas, incluso días.

Pueden empezar la danza un día y acabar el día siguiente o incluso no acabar, de tanto placer.

Nada que ver con once minutos…

… al contrario de lo que mis clientes piensan,

el sexo no puede ser practicado a cualquier hora.

Hay un reloj escondido en cada uno de nosotros,
y para hacer el amor las manecillas de ambas personas
tiene que marcar la misma hora, el mismo tiempo.

Eso no sucede todos los días.

Aquel que ama no depende del acto sexual para sentirse bien.

Dos personas que están juntas, y que se quieren,
tienen que sincronizar sus manecillas,
con paciencia y perseverancia,
con juegos y representaciones ‘teatrales’
hasta entender que hacer el amor es mucho más que un encuentro:

Es un ‘abrazo’ de las partes genitales.
Todo tiene importancia.

Una persona que vive intensamente su vida goza todo el tiempo
y no hecha de menos el sexo.

Cuando practica el sexo, es por abundancia,
porque el vaso de vino esta tan lleno que desborda naturalmente,
porque es absolutamente inevitable,
porque acepta la llamada de la vida,
porque en ese momento,
sólo en ese momento,
consigue perder el control…”.

Fragmento de “Once minutos”
de Paulo Coelho

Anuncios

Read Full Post »